Integración de los códigos QR a las nuevas campañas de marketing

 

Integración de los códigos QR a las nuevas campañas de marketing

Los códigos QR son una estrategia de información de rápida respuesta, creados aproximadamente en el año 1994 para el uso interno por parte de las empresas y con la intención de facilitar labores tales como los inventarios; pero con el paso del tiempo los códigos QR se han convertido en un elemento más que integrar a nuestras campañas de marketing online.

Cierto es que son tantos los detractores del uso de los códigos QR en las campañas de marketing online como los defensores y de alguna forma u otra, ambas partes son más que entendibles por eso es preciso definir concienzudamente una estrategia de uso que nos permita obtener de ellos los resultados que esperamos y no unos resultados negativos totalmente imprevistos.

codigo_QRPara poder decidir si será conveniente o no el uso de códigos QR en nuestra campaña de marketing online se hace vital conocer nuestro target. El hecho de que sea un usuario móvil frecuente o de que sea receptivo a esta nueva forma de información serán los datos que nos den la esperada respuesta ya que no todos los públicos se muestran receptivos a este tipo de comunicaciones.

Por otro lado se encuentra el objetivo, ¿qué esperamos conseguir con el uso de los códigos QR? Puede que atraer más clientes, premiar a los mismos con ofertas o descuentos, etc. En cualquier caso, debemos asegurarnos que podremos lograr nuestro cometido a través del uso de esta herramienta.

Una vez que hayamos tenido claros los aspectos anteriores toca pensar en la estrategia de posicionamiento. ¿Dónde estarán situados? El uso de los códigos QR tiene una serie de peculiaridades, requieren de un móvil y una conexión web. Esto significa que nuestro cliente, para poder visualizar la información que se esconde detrás de nuestro código, necesitará al menos un poco de tiempo para poder escanearlo.

Otro aspecto que no se debe olvidar es que el código QR debe estar bien visible y debe ser fácilmente escaneable ya que de lo contrario no dará el efecto esperado. Puesto que el código QR va a redirigir a nuestro usuario a una página web, ésta debe estar optimizada para su visualización en dispositivos móviles, convenientemente debería estar diseñada con un diseño web responsive y los contenidos a los que redirija el código deberían ser de gran utilidad para el lector en función del contexto en el que se encuentre.

Por último, el código QR no sirve de nada si no hay una información adicional sobre el sitio al que apunta y qué beneficios tendrá para el cliente o usuario escanearlo. Un título llamativo y una descripción deben estar orientadas a hacer llamadas a la acción por parte del usuario.

Ir arriba