Marketing de Contenidos. Las 6 claves

 

Las verdaderas claves del marketing de contenidos

El marketing de contenidos es el futuro. Representa la nueva forma de comunicación entre las empresas y sus clientes y deriva del fuerte cambio tecnológico y social que hemos y estamos experimentando. Por tanto, para cada empresa es vital contar con una buena estrategia de marketing de contenidos. ¿Pero cuáles son esas estrategias? Estudiémoslas en profundidad.

marketing de contenidosLa clave número 1 es el target. ¿A qué publico nos dirigimos? Pero no solamente debemos saber quién es nuestro público objetivo sino qué quiere. Evidentemente una buena estrategia parte por el conocimiento tanto de cuáles son nuestros objetivos, como del conocimiento de quiénes nos permitirán alcanzarlos. Formularnos las siguientes preguntas nos podría ayudar:

–          ¿A qué público me dirijo?

–          ¿Qué contenidos prefiere el público al que me dirijo?

–          ¿En qué lugares o redes sociales puedo encontrarlo?

La clave número 2 es la temática. Sea cual sea el sector al que nos dediquemos, y aunque quizás la temática que podamos abordar sea algo reducida, debemos evitar tocar siempre los mismos temas aunque sea de forma distinta en cuanto al estilo. La temática debe estar orientada fundamentalmente a ofrecer una información útil y de calidad, y éste es uno de los principios que siempre debemos recordar cuando estamos hablando de marketing de contenidos.

La clave número 3 es el formato. Conviene hacer uso de todos los recursos que la nueva tecnología nos ofrece para dotar de dinamismo a nuestros contenidos. Podemos realizar post detallados, artículos breves, hacer uso de las infografías, etc. Todo esto nos ayuda a mantener una imagen activa y además, a mantener la atención de quienes reciben nuestros contenidos.

La clave número 4 es la administración de la promoción en nuestros contenidos. Debemos recordar que el “¡Compra ya!” que se repetía hasta la saciedad no sólo dejó de ser usado por el avance tecnológico sino también porque resultaba considerablemente molesto para los usuarios. Somos una empresa, nuestros clientes saben qué pueden obtener de nosotros. Con una o dos veces que se deje caer el mensaje promocional es suficiente. El abuso de los recursos promocionales está totalmente desaconsejado por ser absolutamente contraproducente. Otro dato a tener en cuenta en este apartado es el uso correcto de llamadas de atención siempre teniendo en mente la mesura.

La clave número 5 es el uso correcto de las plataformas. ¿En qué lugar se encuentra mi público objetivo? Cada plataforma o red social tiene una tendencia distinta, es decir, si por ejemplo en Facebook los lunes y los domingos son los mejores días para publicar, puede que en Tweeter varíe. Conocer los mejores días y las mejores horas para publicar, así como todas las herramientas de las que podamos hacer uso es imprescindible para llevar a cabo una buena estrategia que se apoye en grandes resultados.

La clave número 6, y una de las más importantes, es el estilo. El marketing de contenidos no deja de llevar detrás un trabajo de redacción, ya sea de artículos o de guiones para vídeos. El estilo debe ser muy cuidado y debe ser atendido con suma prioridad. El estilo de nuestros contenidos también transmite un mensaje. A través del mismo nuestros clientes pueden tener una idea de quiénes somos, por qué valores nos regimos y si somos una empresa compuesta por profesionales y de confianza.

Precisamente por estas razones la redacción de nuestros contenidos debería ser atendida por un profesional pues la única forma de tener éxito con ellos es dotarlos de recursos lingüísticos y elementos que aporten personalidad propia a los mismos y que sean capaces de mantener la atención de los lectores/espectadores.

Si atendemos estos sencillos pero eficaces consejos, podremos estar seguros de saber obtener el máximo rendimiento de todas nuestras estrategias en relación al marketing de contenidos. Los resultados, prueba de la satisfacción y el agradecimiento de nuestros clientes, no se harán de esperar.

Ir arriba